Ceramidas

Es necesario recordar que la principal función de la epidermis es la función de barrera, impidiendo la desecación de la piel y protegiendo al mismo de las agresiones externas, tanto mecánicas, como físicas, químicas o microbianas.

Durante la diferenciación de la epidermis con el fin de formar los corneocitos o células de la capa córnea, variará también la composición lipídica, de modo que en las capas más internas predominan los fosfolípidos, mientras que en las más externas predominan las ceramidas.

Las ceramidas son importantes en la cohesión de la capa córnea, la cual será directamente proporcional al contenido en agua (una piel deslipidada es una piel deshidratada).

Las ceramidas restauran la barrera lipídica del estrato córneo de las pieles estropeadas y secas, evitando la pérdida de agua transepidérmica, y proporcionando una correcta hidratación de la piel.

Usos: Se utilizan en preparaciones acuosas, emulsiones y, especialmente, geles.

Aplicaciones: Las ceramidas activadas restauran la barrera lipídica del estrato córneo de las pieles secas y agrietadas, aportando una correcta hidratación.

Dosificación: Del 5 al 10 %.

 No sobrepasar la temperatura de 35ºC en el proceso de adición de las ceramidas activadas.

La agitación vigorosa puede destruir parcialmente la estructura lamelar, se aconseja pues una agitación suave

 ENVASE 25 grs.- 26 €